¿Cuál es el mejor Aire Acondicionado?

Mejor aire acondicionado para un apartamento

El mercado del aire acondicionado ofrece una gran variedad de sistemas y equipos con distintas prestaciones. A la hora de escoger el mejor aire acondicionado para tu vivienda o tu local, es importante que identifiques primero tus necesidades y después, que conozcas las prestaciones que las distintas marcas y modelos pueden ofrecerte.

Para ayudarte a decidir cuál es el mejor sistema de aire acondicionado para ti, te animamos a que vayas respondiendo en orden a cada una de las siguientes preguntas que te planteamos, a modo de guía para elegir tu equipo ideal.

 ¿Cuánto espacio necesitas climatizar?

Para elegir el sistema que mejor cumple tus expectativas, lo primero que debes hacer es un sencillo cálculo de las frigorías y por tanto, de la potencia que necesitas instalar.

Recuerda que necesitarás 100 frigorías por cada metro cuadrado que quieras enfriar. Una habitación estándar tiene unos 20 metros cuadrados, lo que equivale a 2.500 frigorías.

En cuanto a la potencia que necesitas, para una habitación de 20 m2 basta con un aire acondicionado de 2,5 kW. Para otras medidas, puedes consultar la siguiente tabla:

m2 KW
30-35 2,7
35-40 3,0
40-50 3,6
50-60 4,2

¿Está tu vivienda o local muy expuesto al sol?

Si la respuesta es sí, incrementa los valores antes expuestos un 15%. Si existen fuentes de calor (como por ejemplo, la cocina) hay que aumentar la potencia en 1 Kw.

¿Te interesa una solución rápida (instalación básica) o prefieres una instalación centralizada (con obra)?

Quiero una solución rápida

En este caso, la opción más rápida pero menos eficiente es comprar un equipo de aire acondicionado portátil. Resolverá tu necesidad puntual de aire frío pero consume mucho más, ocupa un espacio considerable y además hace mucho ruido.

La mejor opción en este caso es instalar un equipo tipo Split o si quieres refrigerar varias habitaciones, un sistema Multisplit, con el que podrás disponer de varias unidades interiores y sólo una exterior. Los equipos de aire acondicionado Split requieren una instalación mínima, perforar la pared para conectar los tubos de la unidad exterior con la interior e instalar un desagüe para la evacuación de los condensados.

Los splits de aire se comercializan en un amplio rango de potencias, consiguen buenos rendimientos y, según el modelo, son bastante silenciosos.

Prefiero una instalación centralizada, aunque conlleve obra

Si es esta tu respuesta, el mejor aire acondicionado para ti será una instalación de conductos. En este tipo de instalaciones, la distribución del aire se realiza mediante conductos ocultos en un falso techo y el flujo del aire fluye desde un sistema de rejillas estratégicamente colocadas.

Este tipo de aire por conductos tiene la ventaja de que la instalación queda totalmente integrada en la casa o el local, sin tener aparatos a la vista. Además, los sistemas más actualizados cuentan con rejillas programables y termostatos que permiten regular la temperatura y encendido del aire por zonas, favoreciendo el ahorro energético.

Otros equipos que requieren de una instalación centralizada y que aportan más potencia, idóneos para locales comerciales, son los cassettes de techo o los llamados suelo-techo. La ventaja de los cassettes es que distribuyen el aire en cuatro direcciones diferentes, lo que garantiza una mayor difusión de la temperatura en los locales amplios.

¿Quieres instalar aire acondicionado en el dormitorio?

Sí, y lo encenderé para dormir en verano

En este caso, el mejor aire acondicionado para ti será el más silencioso. Por lo tanto, antes de la compra debes fijarte en el nivel de potencia sonora del aparato, que viene reflejado en su etiqueta energética. Para un dormitorio no se recomienda superar los 24 decibelios.

También recomendamos que el aparato tenga entre sus opciones el “modo noche”, que minimiza su consumo energético durante las horas de sueño.

¿Quieres usarlo también en invierno? (sí, es posible)

En este caso, asegúrate de adquirir un equipo de aire acondicionado o bomba de calor reversible.  La bomba de calor reversible genera aire frío en verano y aire caliente en invierno.

La característica fundamental de las bombas de calor es que utilizan una fuente de energía renovable como es el aire, en el caso de las bombas de calor aerotérmicas. La bomba de calor es capaz de transportar más calor que la energía eléctrica que consume. Por cada kilowatio generado por el combustible fósil en una caldera de gas, la bomba de calor aerotérmica obtiene 4kw, por lo que es un sistema muy eficiente.

De todas formas, queremos puntualizar que un solo split de aire acondicionado reversible no es suficiente para calentar una casa en los meses más fríos, pero sí puede dar apoyo como sistema de calefacción complementario o en zonas climáticas con temperaturas suaves en invierno.

¿Hay mucho movimiento en tu hogar?

Los equipos más modernos hoy en día, han incorporado una serie de funcionalidades que favorecen el ahorro energético en hogares con mucho movimiento. Familias numerosas, idas y venidas, invitados, viajes, etc. Una de esas prestaciones son los sensores de presencia que apagan automáticamente el aparato si no hay nadie o reducen su potencia si hay menos personas en la estancia.

El control WiFi de los equipos de aire nos permite asimismo regular su temperatura o encenderlos y apagarlos desde cualquier dispositivo móvil como el Smartphone o la tablet.

Estas prestaciones ayudan a ahorrar energía utilizando el aire acondicionado ya que nos permite regularlo según nuestras necesidades y rutinas evitando usos innecesarios.

¿Tienes alergias?

Si es tu caso, elige aire acondicionado con filtros purificadores. Este tipo de equipos ayudan a mantener el aire limpio al evitar mediante el filtrado del aire que las partículas microscópicas de pólen y polvo penetren en el interior de las viviendas. Algunos filtros incluso eliminan el 90% de los olores. Son ideales por tanto para instalar en hogares con niños, mascotas, fumadores o personas alérgicas.

¿Quieres que tu aire acondicionado consuma lo menos posible?

SI

El mejor aire acondicionado siempre será el más eficiente, o dicho de otra forma, el que mejor rendimiento demuestre en su funcionamiento. A la hora de elegir un aire acondicionado, es importante tener en cuenta su consumo energético, lo que se traducirá en la factura energética a final de mes pero también en reducir las emisiones al medio ambiente.

Los equipos de aire acondicionado, como aparatos consumidores de energía, deben traer a la vista una etiqueta que indique su nivel de eficiencia energética, con una valoración en colores y letras de la A++ para los más eficientes a la G para los que más energía consumen.

Etiqueta energética del aire acondicionado

Esta etiqueta también muestra los valores de rendimiento estacional (SEER en el caso de aire frío y SCOP en el caso de aire caliente. Cuanto más alto sea este valor, menor será el consumo.

Otro factor en el que podemos fijarnos para asegurarnos que el equipo es eficiente es que funcione con tecnología Inverter.

La tecnología inverter regula el funcionamiento de los equipos de aire acondicionado de forma que trabajen a una velocidad más constante, lo que permite ahorros de energía de hasta el 40% con respecto a los equipos que no utilizan este sistema.

No

¿Seguro? Te recordamos que cuanta más energía consuma un equipo de aire acondicionado, más pagarás en la factura eléctrica a final de mes. Merece la pena invertir en eficiencia energética.

Si estás pensando en instalar aire acondicionado en AIRPEG te ayudamos a encontrar al profesional que necesitas. Pide presupuesto gratis para tu instalación de aire acondicionado y un instalador acreditado te asesosará personalmente. No esperas más y ponte en contacto con nosotros.

EL AIRE ACONDICIONADO EN UNA OLA DE CALOR, ¿LUJO O NECESIDAD BÁSICA?

 Muchas familias no pueden permitirse pagar la climatización de su vivienda.

  • Los aparatos de refrigeración suelen consumir electricidad, la energía doméstica más cara.
  • En el verano de 203 hubo entre 22.000 y 70.000 muertes prematuras en toda Europa.
  • Alertan de que “se está reduciendo su uso para evitar incrementos en las facturas’.

La pobreza energética no sabe de estaciones. Las continuas olas de calor que se están registrando en las últimas semanas en España han motivado la aparición de esta problemática, más propia del invierno, en la que nuevamente se refleja la incapacidad que tiene una vivienda de asumir el pago de las facturas de la energía doméstica para cubrir las necesidades básicas. Ante esta situación, surge el debate: ¿el aire acondicionado es un lujo o una necesidad básica?

“No hay que olvidar”, señalan desde la Asociación de Ciencias Ambientales (Aca), “que en el cómputo de gastos de energía doméstica se contemplan todos aquellos que permiten satisfacer las necesidades de climatización, entre ellos, los correspondientes a la refrigeración“.

Las elevadas temperaturas por las que atraviesa España han provocado que un mayor número de personas se encuentren en una situación de falta de confort térmico, de forma que su demanda energética estival se incremente y realice un mayor uso – y también gasto- de aparatos de refrigeración o de ventilación.

Estos sistemas influyen, sobre todo, en el consumo de energía eléctrica, ya que estos equipos funcionan en la mayor parte de casos con electricidad, y existen vulnerabilidades específicas relacionadas con el consumo de electricidad para calefacción/climatización por ser el tipo de energía doméstica más cara.

En consecuencia, el que ya se ha postulado como el inicio del verano más caluroso de los últimos 40 años, está haciendo disparar el consumo eléctrico, tal como se desprende de los datos facilitados por Red Eléctrica de España (el pasado 7 de julio la demanda eléctrica llegó a los 40.105 MW, la mayor cifra de los últimos cuatro años en verano).

Aunque, según la Aca, es pronto para medir los efectos que sobre la salud está teniendo este “brote” de pobreza energética en verano, las altas temperaturas ya han colocado a uno de cada seis hogares en situación de vulnerabilidad energética.

“Estamos comprobando como las familias ya están empezando a tomar decisiones y elegir entre utilizar los aparatos de aire acondicionado durante un número limitado de horas al día o prescindir de su uso para evitar incrementos en las facturas”, destaca José Luis López, de la Aca.

El coste de la electricidad va seguir siendo un elemento determinante en la pobreza energética

López pone sobre aviso: “Como evidencian los cambios recientes en la regulación del mercado eléctrico (cambio a un sistema de tarificación horario e impuestos a la autoproducción renovable), el precio de la electricidad va seguir siendo un elemento determinante en los niveles de pobreza energética en España a corto y medio plazo”.

Ahora bien, ¿puede considerarse la climatización de la vivienda en verano como una necesidad básica? “La cuestión es que, en función del lugar y del momento en que nos encontremos, estas percepciones van cambiando”, explica el investigador Sergio Tirado, autor de una tesis sobre pobreza energética y miembro fundador de la Aca.

Tirado lo tiene claro: “A raíz de la canícula del verano del 2003, el año más caluroso en Europa desde el año 1500, que provocó entre 22.000 y 70.000 muertes prematuras en toda Europa, ciertas cosas han cambiado. Por ejemplo, las farmacias francesas cuentan con sistemas de refrigeración y sirven, de algún modo, como lugares de protección o “refugio” para los ciudadanos ante las inclemencias y los efectos de las olas de calor. Lo que hasta el verano de 2003 era algo inusual en el país galo (utilizar sistemas de refrigeración) se comenzó a contemplar”. Este caso es, sin duda, una muestra de los cambios que se producen a lo largo del tiempo.

Desde 2004 y según datos publicados por la Afec (Asociación de Fabricantes de Equipos de Aire Acondicionado), la venta de este tipo de aparatos para el sector doméstico superaba ampliamente el millón de equipos anuales. “Aunque en los últimos años y debido a la situación de crisis económica las ventas han descendido, podemos afirmar que la posibilidad de disfrutar de aire acondicionado doméstico está al alcance de la mayor parte de los ciudadanos, atendiendo al precio de los equipos”, opina Inmaculada Peiró, directora de Asefosam (Asociación de Empresarios de Fontanería, Saneamiento, Gas, Calefacción, Climatización, Mantenimiento, Electricidad y Afines de Madrid). Este año 2015, la venta de ventiladores y aparatos de aire acondicionado está batiendo todos los récords.

“En cualquier caso”, apunta Eduardo Perero, vicepresidente de la Aca, “nada garantiza que una mayor presencia de aparatos de aire acondicionado en las viviendas españolas esté reduciendo los niveles de desigualdad y vulnerabilidad”. “Es más”, continúa, “probablemente los hogares que no pueden permitirse tener aire acondicionado sean precisamente los más vulnerables y, por tanto, sigan en la misma situación que antes”.

Para Peiró, “la meteorología es también determinante para decidir si el aire acondicionado es un asunto de primera necesidad o un artículo de lujo”. “Si un año”, prosigue, “las temperaturas son suaves y el calor no aprieta, los usuarios no entienden que el aire es una necesidad. Si ocurre como este año, que tenemos unas semanas de calor asfixiante, el aire acondicionado pasa a ser un artículo de primera necesidad para poder disfrutar de unas mínimas condiciones de confort”.

Con todo, y aunque el calor aprieta, también al bolsillo, las consecuencias sobre la salud de habitar en una vivienda a una temperatura inadecuada en invierno son más palpables y tienen efectos más constantes en términos de mortalidad prematura que los observados en la estación estival. Es decir, “sólo hay picos de mortalidad de verano en años muy cálidos y esos picos son más reducidos que los de invierno, que además sí se registran cada año, aunque lo hagan con mayor virulencia en temporadas frías”, concluyen desde la Aca.

EL INICIO DEL VERANO MÁS CALUROSO DE LOS ÚLTIMOS 40 AÑOS

Nunca había llegado dos episodios de calor extremo tan pronto desde 1975.

Fuente: SERVIMEDIA Agencia Madrid

Este año se está viviendo en la Península Ibérica y Baleares el comienzo del verano más caluroso de los últimos 40 años, puesto que en apenas 10 días han llegado dos olas de calor, algo inaudito desde 1975. La primera de ellas se prolongó durante cinco días ( del 26 al 30 de junio) y la segunda podría alargarse durante más de una semana, hasta el próximo domingo.

La Agencia Estatal de Meterología (Aemet) señala, en un estudio elaborado por su Banco Nacional de Datos Climatológicos, que una de calor es un episodio de al menos tres días consecutivos en el que como mínimo el 10% de las estaciones consideradas registran máximas por encima del percentil del 95% de su serie de temperaturas máximas diarias de los meses de julio y agosto del periodo entre 1971 y 2000.

En este trabajo, recogido por Servimedia, han sido seleccionadas 137 estaciones meteorológicas (de las que seis pertenecen a Canarias) conforme a requisitos como su funcionamiento en la actualidad, su antigüedad y su distribución.

En este sentido, el estudio señala que “en muchas ocasiones” hay “una tendencia a exagerar” sobre este fenómeno porque “en verano es normal que haga calor” y no se puede hablar de ola de calor cuando las temperaturas, aun siendo altas o incluso muy altas, sean relativamente habituales en el periodo estival.

Por ejemplo, en Sevilla aproximadamente en el 60% de los días de julio y agosto hay máximas por encima de 35ºC y un 25% por encima de 38ºC, por lo que un día con una máxima de 38ºC en la capital andaluza será un día muy caluroso, pero no lo suficiente para ser candidato a ola de frío en esta localidad. Por el contrario, la temperatura máxima absoluta en Molina de Aragón (Guadalajara) hasta la fecha es precisamente 38ºC, por lo que un día con esa temperatura sí podría formar parte de un episodio de ola de calor.

Hasta este año, las olas de calor afectaron 80 veces a España desde 1975, de las cuales 45 se registraron en la península, Baleares, Ceuta y Melilla, y 35 en Canarias, según el estudio de la Aemet.

Otros años con olas de calor en junio

En apenas 10 días de verano, este año han llegado ya dos olas de calor a la península y Baleares. La primera de ellas, entre el 26 y el 30 de junio, puso en alerta simultáneamente durante varias horas a 42 provincias, rompió varios récords históricos de temperaturas mínimas y máximas de ese mes en 14 ciudades, algunas de ellas inéditas desde 1920, año en el que algunos observatorios comenzaron a tomar datos. La segunda comenzó este domingo y se prolongará al menos hasta el 12 de julio.

Pues bien, este arranque estival tan cálido no se había producido antes al menos desde 1975, primer año con olas de calor registradas por la Aemet. Así, las siete olas de calor más tempraneras (del 11 al 16 de junio de 1981, del 29 de junio al 5 de julio de 1994, del 21 al 25 de junio de 2001, del 20 al 23 de junio de 2003, del 27 al 29 de junio de 2004, del 25 al 27 de junio de 2011 y del 24 al 28 de junio de 2012) no tuvieron poco después otro episodio de temperaturas significativamente altas.

Además, exceptuando 2015, el año que tuvo más pronto dos olas de calor es 2004, cuando tuvo una entre el 27 y el 29 de junio y otra del 24 al 26 de julio.

Las más duraderas, intensas y extendidas

Los veranos con más olas de calor en España son los de 1991, con cuatro en la península, Baleares, Ceuta y Melilla, y 2004 y 2012, con cuatro en Canarias.

Las olas de calor más duraderas en los últimos 40 años ocurrieron entre el 30 de julio y el 14 de agosto de 2003 en la península, Baleares, Ceuta y Melilla (16 días), y del 28 de agosto al 10 de septiembre de 1976 en Canarias (14 jornadas).

La más intensa en la península, Baleares, Ceuta y Melilla tuvo lugar del 11 al 16 de agosto de 1987, cuando se contabilizó una anomalía térmica de 4ºC, pero la mayoría se han registrado en Canarias, con anomalías de 7,1ºC entre el 25 y el 27 de junio de 2012; 6,9ºC del 23 al 29 de julio de 2004; 6,8ºC entre el 28 y el 31 de julio de 2007 y 6,7ºC del 7 al 16 de septiembre de 1987.

La más extendida se produjo del 8 al 11 de agosto de 2012, ya que afectó a 40 provincias, y la temperatura máxima de la ola más elevada ocurrió en la de entre el 13 y el 16 de julio de 1975, con 40ºC.

La ONU lo ve “inusual”

Por otro lado, la Organización Meteorológica Mundial (OMM), perteneciente a las Naciones Unidas, ha calificado de “inusual” la ola de calor que estos días afecta a muchas partes de Europa por llegar “muy temprano y de manera generalizada”, pocos días después del comienzo del verano.

Además, destacó en un comunicado difundido este viernes que estos días se están produciendo otros fenómenos climáticos extremos, como temperaturas récord en Estados Unidos, incendios en este país y en Canadá, y altas temperaturas acompañadas de lluvias torrenciales e inundaciones en el sur de China.

En cuanto a Europa, este organismo de la ONU indicó que el Servicio Meteorológico de Alemania, que actúa como Centro Climático Regional de la OMM, ha realizado un análisis inicial de la ola de calor que afecta a parte del continente desde el pasado 27 de junio, con la predicción principal de que muchas partes de Europa continuarán con temperaturas varios días más por encima de lo normal y lluvias escasas.

La ola de calor europea es inusual porque ha llegado muy temprano y de manera generalizada. Ya hay comparaciones con las olas de calor de 2003 y de 2010, que mataron cada una de ellas a decenas de miles de personas”, añadió.

Sin embargo, la OMM subrayó que la diferencia principal es que Europa está ahora mucho mejor preparada con planes de acción para la salud ante episodios de altas temperaturas, especialmente desde la ola de calor de 2003.

“La ola de calor está aún en curso y es prematuro decir si se puede atribuir al cambio climático o si se debe a la variabilidad natural del clima”, dijo Omar Baddour, que coordina el Programa Mundial de Datos Climáticos y Vigilancia de la OMM.

No obstante, Baddour añadió que “los escenarios de cambio climático predicen que las olas de calor serán más intensas, más frecuentes y más largas”, y consideró “notable que el tiempo entre grandes olas de calor (2003, 2010 y 2015) es cada vez más corto”.

Según el servicio Meteoalarm, de Eutmetnet (que agrupa a 34 institutos meteorológicos de Europa), muchos países del continente emitieron avisos de calor y alertas este viernes y este sábado, entre ellos la alerta roja por riesgo extremo para la población en Suiza y el oeste de Polonia, así como la alerta naranja en gran parte de Francia.

 

CONSEJOS PARA USAR BIEN EL AIRE ACONDICIONADO

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha recomendado hoy un uso eficiente del aire acondicionado ante la nueva ola de calor que se anuncia para los próximos días y que hará que las temperaturas se mantengan en valores muy altos.

Esta recomendación la plantea la OCU porque con las altas temperaturas se incrementa de forma exponencial el consumo de aire acondicionado y esto tiene un fuerte impacto en el bolsillo y la salud.

El uso del aire acondicionado en un piso mediano puede suponer un gasto anual de hasta 1.200 euros, una cantidad que varía dependiendo de la zona climática y, sobre todo, del número de horas que se utilice al día.

Por este motivo, la organización da una serie de recomendaciones a los consumidores con el fin de mejorar la eficiencia de estos aparatos.

Recomendaciones

El primer consejo es que se adquieran los aparatos más eficientes(A+++) ya que pueden suponer un ahorro de un 40 % en el consumo de energía frente a otro con peores prestaciones.

Aconseja también a los usuarios que ante las temperaturas que se esperan se cercioren, antes de encender el aire, de que todas las ventanas y puertas están cerradas, ya que un correcto aislamiento facilita el enfriamiento y evita que se malgaste energía.

Hay que calcular además de forma adecuada la potencia del aparato para adaptarla a las necesidades reales del usuario: una mayor potencia no significa mejores prestaciones y 2,5 kilovatios son suficientes para enfriar 20 metros cuadrados.

Estos aparatos tienen un consumo de energía elevado, pueden llegar a los 36 kilovatios hora si se mantienen encendidos 24 horas, y de ahí que sea aconsejable apagarlo durante la noche y al marcharse de casa.

Además, hay que tener en cuenta que conseguir cinco grados por debajo de la temperatura exterior es suficiente para tener la sensación de frescor, y la más adecuada para combatir el calor, sin que repercuta en exceso en la factura de la luz, se sitúa entre los 24 y 26 grados.

Para ahorrar también hay que fijarse en los modos de uso de los aparatos: el modo Eco consigue reducir el consumo en un 30% y el modo Night desconecta, además, el equipo pasadas unas horas.

Y no hay que olvidar que para que el equipo sea más eficiente al menos una vez al año se deben limpiar los filtros para eliminar polvo, polen y fibras.